Cómo preparar aceite de orégano casero

Cómo preparar aceite de orégano casero

Cómo preparar aceite de orégano casero

Si bien suena extraño y seguramente no lo tienes en tus posibles remedios naturales, la verdad es que el aceite de orégano casero tiene múltiples beneficios que van desde combatir las bacterias hasta reducir la inflamación. ¿No lo sabías? Descubre más datos interesantes sobre las propiedades de esta hierba y cómo se prepara este sencillo aceite casero.

El orégano es muy popular en las recetas de cocina debido a que deja en las preparaciones un sabor muy agradable. Por lo general, lo usamos directamente en fresco o seco en los alimentos, pero también el orégano se puede usar en aceite y maximizar todo su potencial en el tratamiento de algunas afecciones que podemos tener.

piedra con orégano
piedra con orégano

¿Qué beneficios tiene el aceite de orégano?

Es muy común encontrar botecitos con orégano en la mayoría de las cocinas y es uno de los ingredientes principales en la preparación de muchas recetas. Lo que no sabe mucha gente es que esta hierba, mezclada con las propiedades de los aceites vegetales, no solo van a dar sabor, sino que también tiene propiedades protectoras para nuestra salud.

Es antioxidante

Según un estudio que he leído Oxidative Medicine and Cellular Longevity, el extracto etanólico que posee el orégano tiene actividad antioxidante. De ahí que se diga que esta especia podría tener el potencial de retrasar o prevenir la oxidación provocada por los radicales libres responsables del envejecimiento celular.

Es bactericida.

El orégano también puede verse como una alternativa natural para combatir ciertas bacterias ya que tiene propiedades bactericidas. Según la publicación del International Journal of Odontostomatology, esta planta podría actuar sobre bacterias como Staphylococcus aureus y Bacillus cereus gracias a la actividad antibacteriana de sus componentes carvacrol que se utiliza como aditivo alimentario y el timol elemento que ya utilizaban los antiguos egipcios para embalsamar a las momias.

Debe quedar claro que debe considerarse como un adyuvante de los antibióticos farmacológicos y no como un tratamiento único para las infecciones. No hay estudios con evidencia de que usarlo solo pueda matar las bacterias.

Podría ayudar contra las infecciones virales

Además de sus efectos antibacterianos, el carvacrol que se encuentra en el orégano podría proteger al cuerpo de algunas enfermedades virales como el norovirus, una infección que causa diarrea, náuseas y dolor de estómago, todo ello basado en un estudio publicado en Journal of Applied Microbiology.

¿Cómo lo preparo en casa?

Una vez que conozcas sus principales beneficios, es hora de empezar a hacer tu propio aceite de orégano casero. El proceso de elaboración de este aceite es muy sencillo. Además, es un producto que vale la pena tener a mano para usar cuando sea necesario o si quieres, puedes usarlo en la cocina para por ejemplo aliñar tus ensaladas dependiendo del aceite que decidas usar (Oliva, Girasol).

Ingredientes que uso

  • 1/2 taza de hojas de orégano (50 gr). Si no dispones de Orégano freso, puedes usarlo seco, la proporción seria 1 parte de hierba seca = 3 partes hierba fresca
  • 1/2 taza de aceite de oliva, de semillas girasol o de almendras, cualquier aceite vegetal (200 ml).
  • Recipiente de cristal con tapa hermética.

Cómo lo preparo

  • Para empezar, lava bien las hojas de orégano y déjelas secar completamente en papel absorbente, no queremos nada de agua añadida en nuestra preparación.
  • A continuación, es necesario picar tus hojas con la ayuda de un mortero u otro utensilio que te permita hacerlo, incluso un cuchillo y una tabla de madera te servirán. Con esto conseguimos que la planta libere todas sus propiedades.
  • Pon tus hojas picadas en el recipiente de vidrio donde se guardará la mezcla.
  • Vierte el aceite que hayas elegido y cubre las hojas de orégano por completo. Déjalo reposar unos minutos.

Ahora tenemos dos opciones de cómo preparar aceite de orégano casero dependiendo de la prisa que tengamos, yo suelo preferir la lenta ya que es mas exacta a la hora de extraer las propiedades de cualquier preparación:

Preparación rápida

  • Pon el aceite en un olla o cazo. Una vez que alcance los 40º pon el orégano junto con el aceite, la temperatura es importante que no nos pase de 60º en ningún momento.
  • Hay que la mezcla durante unos 10 minutos para que se incorporen todas las propiedades del orégano al aceite que ronde los 40º, tendrás que ir jugando con el fuego.
  • Saca el recipiente del fuego y déjalo enfriar al menos 1 h para que el orégano suelte todas sus propiedades.
  • Pasado este tiempo, cuela la preparación y tendrás tu aceite de orégano casero listo para usar en tu uso preferido.
  • No te olvides que, además de los usos medicinales, esta mezcla funciona muy bien para dar un toque de sabor a los alimentos.

Preparación lenta

  • Pon las hierbas en un recipiente con tapa hermético y añade la hierba, el aceite tiene que cubrirlo completamente.
  • Una vez añadidas las hierbas, cierra el tarro y etiquétalo, con la mezcla que lleve y el día que lo hayas puesto.
  • Ahora ponlo cerca de alguna ventana que le de el sol directo y tienes que dejarlo a sol y sombra (de día y de noche) durante al menos unos 20 días, tiempo para el orégano con los cambios de temperatura vaya soltando todas sus propiedades. Si lo dejas mas tiempo, hasta unos 40 días, mas propiedades soltara la hierba.
  • Una vez pasado el tiempo de macerado, simplemente como en la preparación anterior, fíltralo, mejor con una gasa de tela o incluso un filtro de café de los de papel y ya tienes listo tu aceite de orégano casero para el uso que le quieras dar.
Queso feta con aceite de orégano
Queso feta con aceite de orégano

¿Cómo se usa el aceite de orégano?

Aunque, a pesar de toda esta información, todavía te parezca extraño usarlo, debes saber que este aceite se puede consumir o aplicar directamente en la zona que estás intentando tratar. Por ejemplo, con infecciones bacterianas, tendrías que diluir 3 gotas de la preparación en un vaso de agua y consumir si has utilizado un aceite vegetal destinado al consumo.

Para el dolor muscular, el reumatismo y los esguinces, se puede aplicar un poco de aceite en las manos y masajear la parte del cuerpo donde se encuentre el dolor que está causando el malestar. Si tienes, además puedes agregar unas gotas de algún aceite esencial que también tenga beneficios para estas afecciones en la cantidad que este recomendada en el envase del aceite esencial.

También inhalar el vapor que genera con el calor, aliviaría los síntomas de la gripe. O si tienes el malestar típico de la gripe o el resfriado, toma de 3 a 6 gotas de aceite antes de las comidas siempre hayas usado uno que sea apto para consumo. Puedes consumirlo en esta dosis 3 veces al día.

Recomendaciones de aceite de orégano

Antes de usar aceite de orégano, asegúrate de que no sea perjudicial para tu salud, siempre es muy sencillo consultar antes de consumir este producto con tu  medico o un naturópata que te puedan indicar posibles contraindicaciones. Yo solo te indico Cómo preparar aceite de orégano casero, y que si bien en la mayoría de los casos se considera seguro y en las dosis correctas no hay estudios que evidencien ningún problema, existen ciertos riesgos para las mujeres embarazadas, las mujeres que amamantan (como en la mayoría de las plantas) o las personas alérgicas a esta hierba evidentemente.

Hay que tener en cuenta que su consumo excesivo puede provocar palpitaciones, cambios nerviosos, depresión, somnolencia. Recuerda, que no existen soluciones mágicas y siempre es mejor consultar a tu médico si sospechas que existe un problema mayor.

Y si quieres ver mas remedios naturales no te olvides de ver el resto de artículos de esta sección

Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre la autora

Emma “León” es la creadora de el blog naturalmente y autora de la mayoría de los contenidos del mismo. Soy amante de la naturaleza y en concreto de las plantas y me encanta todo lo que tiene que ver con la alquimia de las plantas. Me dedico al diseño de webs de todo tipo y mientras haya wifi puedo trabajar desde cualquier lugar y disfrutar de las vistas. Para contactar conmigo deja un comentario o visita la sección de contacto.

Más en el Blog