Cómo manipular y usos de la ortiga

Cómo manipular y usos de la ortiga

La ortiga es una planta que crece de manera silvestre y que comúnmente se la tiene por una “mala hierba” cuando nos la encontramos sobre todo en jardines. A pesar de esto, ha demostrado científicamente tener diversos usos medicinales. En este articulo te contamos cómo manipular y usos de la ortiga, una planta con muchos minerales que nos ayudara con muchos trastornos que podamos tener.

Cómo manipular y usos de la ortiga

Cómo «desactivar» su acción urticante:

En primer lugar, siempre es recomendable manipular la ortiga con guantes o algún otro método que proteja nuestra piel del escozor de los pelillos urticantes. A la hora de comérnosla, tenemos que “desactivar” la pelusilla picante, llenas de ácido fórmico de la ortiga. 

Dos son las formas más seguras de hacer esto:

Triturando la planta, de esta manera, los pelos se rompen y una vez rotos, pierden su efecto urticante,  esto podemos hacerlo bien con un mortero, licuadora, licuadora, exprimidor, etc. 

Mediante la acción del calor, la planta se puede comer en pocos minutos sin ningún problema después de someterla a calor, por ejemplo si la cocemos.

Si no la vamos a consumir recién cosechada, a medida que pasan los días, también pierde sus efectos irritantes.

Cómo conservarla:

Podemos guardarla en el refrigerador como haríamos con cualquier otra verdura de hoja verde, teniendo en cuenta que en principio es urticante.

O dejarla en una jarra con agua, del mismo modo que conservamos el perejil, la albahaca o hierbas de este tipo en nuestra cocina.

FORMAS DE CONSUMIR LA ORTIGA CRUDA:

Zumos de frutas o verduras, batidos, licuados. 

Si solo queremos consumir el zumo de la planta, podemos poner toda la planta en una licuadora y obtendremos todo el liquido que contenga. 

Sin embargo, si el producto es un batido donde comemos la planta triturada, entonces solo añadiremos las hojas ya que los tallos son muy leñosos y nos estropearían el batido.

Añadido a nuestros platos o ensaladas en forma de picada. Podemos picarlo en el mortero con otros ingredientes como limón, ajo, piñones, aceite de oliva y añadirlo a nuestra receta.

O cualquier otra receta que se nos ocurra como otro condimento mas. Una vez picado, es un excelente aderezo para diversos platos y ensaladas. En estos caso recordar que solo usamos las hojas.

FORMAS DE CONSUMIR LA ORTIGA COCINADA:

sopa con ortiga

Tarta de ortiga: hierve la ortiga y luego la úsala en el pastel como si fueran espinacas o acelgas. Te quedara una receta muy sabrosa y con propiedades medicinales.

El té de ortiga sabe bastante bien y  no se le suele añadir azúcar ni edulcorantes. Si ves que no es un sabor agradable para ti, puedes agregar un poco de manzanilla o menta para darle más sabor.

Caldo: La ortiga enriquece considerablemente nuestros caldos depurativos o remineralizantes. A modo de ejemplo, podríamos verter en un litro de agua, dos puñados de ortigas (aquí si podemos añadir los tallos), dos cebollas en rodajas y dos trozos de cúrcuma en rodajas. Lo llevamos a ebullición y cuando rompa hervir bajaremos el fuego, tapamos y cocinamos a fuego lento durante unos 30 minutos. Rectificamos con un poco de sal y de aceite de oliva. Podemos consumirlo en el momento o conservarlo en la nevera un máximo de 24 horas.

Las opciones de recetas son diversas, ya que la ortiga se puede combinar bien con todo tipo de verduras como apio, zanahoria, col, puerro, remolacha.

Sopa: Puedes agregar las hojas frescas de ortiga durante los últimos 10 minutos.

OTRAS FORMAS DE PREPARACIÓN:

infusión de ortiga

En infusión: 1 cucharadita de hojas por 1/4 litro de agua, solo blanquear, dejar reposar un momento.

Tintura: las raíces, desenterradas en primavera u otoño, se limpian con un cepillo, se trituran y se colocan en una botella. Cubre todo con licor claro de 38-40 °, guárdalo en un sitio seco y oscuro durante al menos 15 días

Baños de pies: Se sumergen dos puñados de ortigas frescas (tallos y hojas) y dos puñados de raíces bien limpias en 5 litros de agua durante la noche para remojarlas. Al día siguiente se calienta todo hasta que hierva. Se bañan los pies sin quitar las plantas y lo más calientes posible. Este baño se puede usar dos o tres veces recalentándolo.

Lavado de cabeza: se ponen de 8 a 10 puñados de ortigas frescas o secas en un cazo con unos 5 litros de agua y se calienta todo a fuego lento. Cuando empiece a hervir se retira del fuego y se deja reposar durante 5 minutos. Si se utilizan raíces, deben remojar dos puñados en agua fría y calentar al día siguiente. Ten cuidado con la temperatura al usarlo.

Y ahora que ya sabes cómo manipular y usos de la ortiga si quieres ver mas propiedades de esta planta consulta la ficha de la ortiga que tenemos disponible.

Finalmente os dejo con un video sobre la ortiga y un buen consejo: comienza hoy mismo a usar ortigas. Las hierbas secas se venden en cualquier farmacia o herbolario. ¡Que las plantas medicinales regresen a nuestros hogares! 

Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre la autora

Emma “León” es la creadora de el blog naturalmente y autora de la mayoría de los contenidos del mismo. Soy amante de la naturaleza y en concreto de las plantas y me encanta todo lo que tiene que ver con la alquimia de las plantas. Me dedico al diseño de webs de todo tipo y mientras haya wifi puedo trabajar desde cualquier lugar y disfrutar de las vistas. Para contactar conmigo deja un comentario o visita la sección de contacto.

Más en el Blog